Un Viaje Espacial con Mikel Donazar y La Pamplonesa en el Gayarre

Fuente Banda La Pamplonesa

El joven clarinetista y director Mikel Donazar Moriones aterriza con su nave en el Teatro Gayarre para dirigir este domingo a la Banda La Pamplonesa en un viaje espacial con música de los compositores Aaron Copland, Serge Lancen, Kevin Houben, Carlos Marques y Gustav Holst.  Como copiloto y narrador el trombonista de la Banda Rubén Velasco Azcona.

Hora 12:00 en Teatro Gayarre – Entradas

https://www.instagram.com/p/CPX5oA3LtvC/

 

Notas al programa de Luis Mari San Martín Urabayen.

El mes de mayo de La Pamplonesa ha sido estelar. Primero fue la música de Queen, uno de los grupos “estrella” de la historia de la música pop-rock, y después el brillo de Nino Bravo que sigue con mucha intensidad. Y ahora llega un concierto dedicado al universo que nos rodea, en el que a través de obras mayoritariamente originales para banda, se visitarán lugares como Cabo Cañaveral y otros espacios del cosmos: nuestro satélite lunar, el planeta Júpiter o las cinco estrellas brillantes de la constelación de Casiopea. Un viaje espacial con director invitado y todas las medidas de seguridad necesarias.

El viaje comienza en el planeta Tierra, concretamente en la cordillera de los Apalaches que se extiende desde Terranova en Canadá hasta Alabama en los EEUU. A ese territorio dedicó su ballet Appalachian Spring (Primavera Apalache) el estadounidense Aaron Copland (1900-1990), estrenado en octubre de 1944 en la Biblioteca del Congreso de los EEUU. El año siguiente, Copland recibió el Premio Pulitzer de música por esta obra de sonoridad neoclásica. La acción se desarrolla en torno a una granja de Pensilvania recién construida a principios de los años 1800, en la que una pareja de jóvenes agricultores reciben a miembros de su comunidad para contar las penas y alegrías de su nueva vida juntos. Supe ciertas cosas cruciales: que esta obra tenía que ver con el espíritu pionero norteamericano, con la juventud y con la primavera, con el optimismo y la esperanza.” (A. Copland).

El francés Serge Lancen (1922-2005) ha sido uno de los principales compositores franceses de la 2ª mitad del S. XX. Ganador del Premio Roma en 1950, a partir de los años 60′ se centró en la música original para banda. La primera vez que La Pamplonesa interpretó Cap Kennedy fue en 2001 en la Ciudadela, veinte años atrás, en un ciclo dedicado al espacio. El estilo de Lancen tiene elementos de la música francesa del llamado Grupo de los Seis, del neoclasicismo, la música contemporánea y el jazz. Todo ello se reconoce en esta obra dedicada a los astronautas de la misión Apolo 11, que alunizaron en julio de 1969. La obra sugiere once momentos del viaje: preludio; lanzamiento; superando la gravedad; viaje espacial; inmovilidad; un panorama maravilloso; el viaje continúa; una maravillosa sensación; noche de luna; contacto con la tierra; alunizaje. En 1978, la pieza recibió un premio en la primera división del Campeonato Mundial de Orquestas de Viento en Kerkrade (Holanda).

El belga Kevin Houben (1977-) ha estudiado composición con el maestro Jan van der Roost y ahora es el profesor de dirección del Conservatorio de Música, Danza y Teatro de Genk. Lake of the Moon (2018) contiene elementos orientales, ritmos sudamericanos e incluso sonoridades de las cosacos rusos. Con una sonoridad espacial, recrea un viaje de norte a sur no exento de peligros, con diversos sonidos amenazantes. El portugués Carlos Marques (1973-) estudió trompeta en el Conservatorio de Aveiro y composición, teoría e historia de la música en el ejército. Compositor y director, publica su música en Molenaar, una de las principales editoriales de música para banda. Cassiopeia es un poema sinfónico que cuenta la historia de la hija de Arabio y esposa de Cefeo, el rey etíope de Jope, famosa por su hermosura y banalidad. Ello trajo consecuencias a su hija Andrómeda, esposa de Perseo, provocando la ira de Poseidón que la situó en los cielos cabeza abajo y atada a una silla. Esa escena representan las cinco estrellas brillantes de la constelación de Casiopea en forma de M o W.

El inglés Gustav Holst (1874-1934) fue un apasionado de la filosofía hindú. En su juventud se dejó llevar por la influencia de Wagner, pero en su madurez utilizó elementos típicamente ingleses. Así ocurre en la suite Los Planetas; en Júpiter, el dios de la alegría, la bulliciosa introducción contrasta con una sección central que contiene una típica melodía al más puro estilo de Elgar. Aunque eran muy diferentes, Holst estuvo influido por Elgar y así lo afirmó en alguna ocasión: Para mí el nuevo renacimiento musical inglés se inició cuando conocí las Variaciones Enigma, de Elgar. Pensé que por fin había música de calidad en este país desde la muerte de Purcell. Disfruten del viaje.